Noticias y Eventos

Nos extraña que un gobierno que ha promulgado desde sus inicios por una Colombia más educada!!!!!!!!, desconozca la importancia de la investigación y la educación superior en su presupuesto, desfinanciando notoriamente en un 40% la inversión para este sector.

La comunidad científica y académica de la Universidad de la Amazonia rechaza enérgicamente la reducción del presupuesto para ciencia, investigación y desarrollo tecnológico correspondiente al año 2018 en Colombia. 

Siendo el departamento del Caquetá, tierra azotada por la violencia, acogedora de toda acción criminal conocido por el país durante años; que en la actualidad vive y cree en el camino de la Paz. Paz que no se puede concebir si existe una reducción presupuestal a la investigación, a la educación, al conocimiento, y a la posibilidad de aportarle al desarrollo a través de la ciencia. 

Queremos desarrollo, queremos talento humano calificado, pero se piensa en recortar el presupuesto de la ciencia, estamos en contravía de las metas propuestas; un gobierno que quiere ser miembro de la organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que cada día incrementa la diferencia de inversión en Ciencia en comparación de otros países, lejos de estar como uno de los tres países más innovadores de América Latina, objetivo trazado por Colciencias en el 2016, presumiendo que se debería llegar a la inversión de por lo menos el 1 por ciento del PIB del país. 

Sabemos que la investigación es una carrera difícil y no es para todos, que las personas que la componen tiene vocación por mejorar, profundizar y colaborar a la sociedad, es un camino lento que los investigadores durante años luchan para que sus trabajos sean reconocidos, sin embargo, toda la comunidad científica y académica teníamos la esperanza que aumentará el apoyo a la ciencia como se venía presentando, pensábamos en mejorar las grandes deficiencias que existen en la actualidad, la existencia de nuestros centros de investigación, mayor apoyo al departamento de Colciencias, modificación del algunos procesos de Colciencias, nacimiento de entidades paralelas a esta, que beneficiará de manera directa a los nuevos doctorando del país, que hoy en día no tienen y no tendrán si sigue disminuyendo el presupuesto, donde laborar, donde ejercer la colaboración retrospectiva para un mejor país. 

Durante el año 2010 se presentó una inversión en Ciencia y tecnología e Innovación (CTeI), del 0,469 por ciento del PIB, y para el 2015 se presentó el 0,627 por ciento; incremento que fue considerable aunque no suficiente según lo reportó Colciencias en 2016; los países industrializados invierten al menos el 2,5 por ciento del PIB en investigación y desarrollo I&D y otros como Corea del Sur más del 3,5 por ciento.

Ante la conversión de Colciencias en Departamento Administrativo a través de la ley 1286/2009 que buscaba fortalecer la entidad y coordinar el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología y gestora de la política nacional en investigación, todos los investigadores esperábamos mayor apoyo el cual ha sido insuficiente para satisfacer la demanda de la comunidad científica que para nuestro parecer como región falta mayor inversión, acompañamiento de la investigación y de los procesos de innovación, reconociendo que la innovación surge de la investigación; igualmente los temas de importancia hoy como el cambio climático, salud o el aprovechamiento de la biodiversidad. 

El desarraigo por la investigación es tal que se desconoce, que es el inicio para mejorar el campo económico y social De una región como la Amazonia cruelmente golpeado por la violencia. En este clima de paz que vive el país tenemos una esperanza que el Estado fortalezca la investigación.